Las Emociones Negativas y el Bienestar

Desde pequeño he escuchado que las buenas personas predicamos con el ejemplo, y ahora que terminé mis estudios de posgrado basados en la Ciencia de Psicología Positiva he sentido una mayor responsabilidad de hacerlo, mostrando siempre la mejor cara frente a las peores circunstancias, o evitando conflictos aún en los peores ambientes.

Sin embargo, en ciertos momentos del día es imposible evitar las emociones negativas ya sea por influencia de los medios de comunicación, que normalmente nos invaden con malas noticias, o por la misma cotidianeidad, que en ocasiones tiene cambios y de manera natural nos molesta.

cafe

Una de las críticas más fuertes que se hace a la Psicología Positiva es que algunos han entendido que “debemos” omitir la negatividad, pero esto no es menos que erróneo y ridículo. Recuerdo muy bien que el primer artículo que leí en contra de la Psicología Positiva habla sobre el entusiasmo inapropiado que generaba esta nueva “corriente” de la psicología (Lazarus, 2003), desalentando así a algunos de seguir adelante en este estudio del bienestar que aún tiene tanto por dar.

Según las investigaciones de Barbara Fredrickson, las emociones negativas también son necesarias en nuestros días, aunque también es verdad que debemos de procurar mayor número de emociones positivas.

“Negativity is Important. Nobody can flourish without it” (Fredrickson, 2009, pág. 33).

Fredrickson y M. Losada nos recomiendan una tasa de 3:1 (para los más exactos, el número que calcularon matemáticamente fue 2.9031:1) (Fredrickson, 2009), número que si bien ha recibido muchas críticas lo considero importante como evidencia de que en realidad debemos procurar una experiencia más positiva en nuestros días, pero sin olvidar que las experiencias negativas también son importantes para nuestro bienestar.

Mi invitación es: que nadie se sienta mal por tener una emoción negativa, no está mal siempre y cuando procuremos recuperar nuestro bienestar al cultivar al menos otras 3 emociones positivas. Esto último es tan sencillo como recordar un buen momento vivido.

Referencias

Fredrickson, B. (2009). Positivity. Nueva York: Three Rivers Press.

Lazarus, R. (2003). Does the Positive Psychology Movement Have Legs? Psychological Inquiry, 14, 93-109.

Un comentario sobre “Las Emociones Negativas y el Bienestar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s